09 febrero 2006

brujula sus partes y funcionamiento



LA BRUJULA:

Después del mapa es el elemento más importante para todo aquel que se adentra en la naturaleza, y muy especialmente para el corredor de orientación.
Son muchos los modelos que existen actualmente en el mercado pero nosotros nos vamos a fijar en las brújulas de limbo móvil o de base transparente, que son las más adecuadas para el deporte de la orientación.
Podemos decir que este tipo de brújulas tienen un nombre propio, SILVA, que se identifica con el Deporte de la Orientación. Es una marca que se ha dedicado a construir y evolucionar en el mundo de las brújulas, y actualmente es la que presenta una gama y una calidad de brújulas ideales para la orientación.
Estas brújulas se basan en el mismo principio que todas las demás, teniendo una aguja imantada perfectamente libre que indica la dirección N-S. Constan de dos partes fundamentales: La Base y el Limbo.

La brújula de plataforma transparente (silva), es muy comoda para trabajar sobre planos, aunque sea más imprecisa que otros modelos, que disponen de una alidada, a la hora de determinar rumbos.

La brújula es un imán suspendido por su centro de gravedad, que gira horizontalmente con la mayor libertad posible, de modo que adopta una determinada posición en función del campo magnético al que esté sometido. Así el imán, en ausencia de otros campos magnéticos, se orientará según el campo magnético terrestre y nos señalará -aproximadamente- el norte geográfico(*) .
Lo fundamental pues, es el imán (la aguja imantada) y su libertad de movimiento, a esto los diferentes modelos de brújula añaden otros complementos como la graduación del limbo (prácticamente imprescindible) y flechas de dirección u otros sistemas de referencia para determinar los rumbos.
En una brújula Silva usual podemos identificar, además de la aguja: la base (transparente, con escalas en sus bordes, y a veces con una lupa u otros aditamentos), el limbo (la caja circular en la que se aloja la aguja. Es giratorio y está graduado de 0 a 360 grados), la flecha de dirección (dibujada sobre el eje longitudinal de la base, que sirve de referencia para determinar los rumbos) y la flecha norte (dibujada en el interior del limbo, acompañada de otras paralelas norte-sur que junto a ella sirven como referencia de la aguja, las cuadrículas del plano, o en la toma y definición de rumbos).
Para que la aguja señale aproximadamente el norte geografico, cuidad de que la brújula quede horizontal y que no haya perturbaciones (la presencia de determinados metales en su proximidad es una de las más comunes).

* El desfase entre el polo magnético (sur) y el geográfico (norte) se conoce con el nombre de declinación, en España en 1994 el geográfico se encontraba a 4 grados y 6 minutos al este del magnético, con tendencia a decrecer 9 minutos por año. Esa tendencia no tiene porque haberse mantenido, pero para distancias cortas y en nuestras coordenadas geográficas, podemos obviar el problema de la declinación, o conformarnos con un cálculo aproximado de ella. El asunto sería muy distinto si se tratara de navegación marítima, aérea, o desplazamientos terrestres de gran magnitud.

Manejo de la Brújula.

1. Hacemos coincidir uno de sus cantos con la dirección a seguir desde el punto en donde estamos, esto es, la flecha de dirección de la brújula marcando nuestro destino.
2. Giramos el limbo de tal forma que el norte de la brújula coincida con el norte del mapa.
3. Giramos sobre nosotros mismos hasta hacer coincidir la aguja que señala el norte con el norte del limbo y las líneas de norte del mapa. En estos momentos la flecha de dirección marcará la dirección a seguir y el rumbo en grados obtenido.

Técnicas elementales de Orientación.

Toda persona que camine por el monte con un mapa debe saber en todo momento donde se encuentra. Para ello es indispensable llevar el mapa bien orientado, así se podrá verificar en todo momento el lugar donde se está y hacia donde se tiene que seguir. Tenemos dos procedimientos para orientar el mapa:

- Según el terreno.
- Según la brújula (ya lo hemos visto).

Según el terreno: Para poder utilizar este método hay que comprender el concepto de punto de referencia. Un punto de referencia es aquel objeto o dato que nos ofrece el terreno que se puede localizar perfectamente en el mapa. Puede ser una casa aislada, una montaña, una curva característica de un río, etc.


Técnicas de orientación por otros métodos.

1. El sol siempre sale por el Este y se pone por el Oeste.
2. Por la noche la Estrella Polar marca la dirección Norte. Para su localización buscamos la Osa Mayor y se prolonga cinco veces la distancia entre las dos últimas estrellas de la Osa. La estrella que coincida con esta prolongación, que se reconocerá fácilmente por su brillantez, será la Estrella Polar. Coincide, además, que es la última estrella de la cola de la Osa Menor.
3. Al mediodía y de espaldas al sol, la sombra proyectada indica el Norte.
4. La nieve desaparece antes de la laderas que dan al Sur que en las que dan al Norte.
5. En los tocones de los árboles cortados, donde se encuentran los anillos o capas más próximas entre si indican la dirección Norte.
6. La luna se encuentra al Sur en los siguientes horarios:
· A las 12 de la noche (solamente visible cuando sea luna llena).
· A las 6 de la madrugada (en cuarto menguante).
· A las 6 de la tarde (en cuarto creciente).

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

super fome tu pagina era mejor antes

2/17/2006 7:24 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

SI CIERTO
AWAY

2/24/2006 8:34 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home